¿Cometo un delito si me niego a realizar las pruebas de alcoholemia?

Si, conduciendo, los agentes de la autoridad me paran y me exigen que me someta a las pruebas de detección de alcohol o drogas ¿Debo hacerlo? Si no lo hago ¿cometo un delito?

El artículo 383 del Código Penal castiga expresamente la negativa, previo requerimiento del agente de la autoridad, a someterse a las pruebas del detección de alcohol o drogas: El conductor que, requerido por un agente de la autoridad, se negare a someterse a las pruebas legalmente establecidas para la comprobación de las tasas de alcoholemia y la presencia de las drogas tóxicas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas a que se refieren los artículos anteriores, será castigado con las penas de prisión de seis meses a un año y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años”. Consiguientemente, sí, cometo delito si, tras ser requerido, me niego a ello.

Nuestra jurisprudencia aclara que también constituyen tal delito la negativa a someterse a la segunda prueba pese a haber realizado la primera (SAP Santa Cruz de Tenerife, Sec. 6.ª, 148/2020, de 14 de mayo), la realización de acciones por el conductor consistentes en no realizar de forma correcta la prueba, tales como no soplar con la fuerza necesaria en el etilómetro (SAP Barcelona, Sec. 5.ª, 244/2020, de 23 de abril) o la negativa a realizar las pruebas necesarias para determinar la sustancia consumida.

La comisión de este delito no excluye que se cometa igualmente el de conducción bajo influencia alcohólica, aunque no se haya podido constatar los niveles de alcohol por no realizarse la prueba de alcoholemia; la afectación etílica pues la influencia puede quedar probada por las declaraciones testificales de los agentes que hayan presenciado una conducción anómala, y signos evidentes de embriaguez en el conductor, (SAP Barcelona, Sec. 9.ª, 320/2020, de 27 de julio). Nuestro Tribunal Supremo ha sostenido que condenar por ambos delitos es de todo punto admisible y no vulnera ni el principio non bis in idem ni el de proporcionalidad; a este respecto, la STS, Sala Segunda, de lo Penal, 419/2017, de 8 de junio, que trata de tal cuestión.

Autor: Luis García Martínez de Simón, Abogado en Liveritas Abogados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *