PAREJA DE HECHO Y PENSIÓN DE VIUDEDAD

Poco a poco, con el transcurso de los años, la pareja de hecho ha dejado de ser algo excepcional y carente de regulación para convertirse en una realidad social cada vez más presente en nuestras leyes. En lo tocante a este artículo resulta que, cuando fallece uno de los miembros de una pareja de hecho, el otro, el superviviente, tiene derecho, a una pensión de viudedad con carácter vitalicio (salvo que se produzca alguna de las causas de extinción que legal o reglamentariamente se establezcan), de la misma manera que si aquéllos se hubiesen casado, siempre que se cumplan los siguientes requisitos:

  1. Que el fallecido se encontrase de alta o en situación asimilada al alta en la fecha del fallecimiento y hubiese completado un periodo de cotización de 500 días dentro de los 5 años inmediatamente anteriores al fallecimiento, o de no encontrarse en alta o situación asimilada al alta, hubiese completado un periodo mínimo de cotización de 15 años. Cuando se cause pensión desde una situación de alta o de asimilada al alta sin obligación de cotizar, el periodo de cotización de 500 días deberá estar comprendido dentro de los 5 años inmediatamente anteriores a la fecha en que cesó la obligación de cotizar. En cualquyiwer caso, si la causa de la muerte fuera un accidente, sea o no de trabajo, o una enfermedad profesional, no se exigirá ningún periodo previo de cotización. Si el fallecimiento deriva de una enfermedad común
  2. Que no exista impedimento para contraer matrimonio ni vínculo matrimonial o pareja de hecho con otra persona.
  3. Que se acredite, mediante el correspondiente certificado de empadronamiento, una convivencia estable y notoria con carácter inmediato al fallecimiento del causante y con una duración ininterrumpida no inferior a cinco años; este requisito no se exigirá si existen hijos en común, bastando en tal caso con acreditar la constitución de la pareja de hecho.
  4. Que, con una antelación mínima de dos años con respecto a la fecha del fallecimiento del causante, se haya inscrito la pareja de hecho en alguno de los registros específicos existentes en las comunidades autónomas o ayuntamientos del lugar de residencia o se haya formalizado mediante documento público en el que conste la constitución de dicha pareja. Cuando la pareja de hecho se haya extinguido por voluntad de uno o de ambos miembros el fallecimiento de uno de ellos dará derecho al otro a una pensión de viudedad con carácter vitalicio cuando, además de cumplirse lo expresado en el ordinal 1 anterior, el superviviente no haya contraído nuevo matrimonio ni constituido formalmente pareja de hecho y además sea acreedor de una pensión compensatoria que: a) se haya determinado judicialmente o mediante convenio o pacto en documento público entre los miembros de la pareja; b) su importe se haya fijado teniendo en cuenta las circunstancias previstas por el artículo 97 del Código Civil; y c) se extinga por la muerte del otro.

Parejas de hecho y matrimonios se encuentran, pues, equiparados en cuanto a este derecho. Un paso más, y sin duda no el último, en la equiparación total, desde el punto de vista de las leyes, de ambas formas de convivencia estable. Otro paso hacia una igualdad que es justa.

Para una información más detallada puede consultarse este enlace:

https://www.seg-social.es/wps/portal/wss/internet/Trabajadores/PrestacionesPensionesTrabajadores/10964/10966/28489

Autor: Luis García Martínez de Simón, Liveritas Abogados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *