Prejuicios sobre la desheredación

A lo largo de mi ejercicio profesional he tenido ocasión de comprobar hasta qué punto existían entre mis clientes distintos prejuicios acerca de la figura de la desheredación, casi todos profundamente erróneos.

Entre ellos destacaría, sin ánimo de exhaustividad, los siguientes:

    -No se puede desheredar a los hijos.

    -Se puede desheredar a los hijos pero en todo caso hay que respetarles la legítima que la ley le reconoce.

    -Se puede desheredar a los hijos pero sólo a ellos y a nadie más.

    -La desheredación es posible pero es muy complicada, ha de hacerse a través del Juzgado y al precisar de la intervención de Abogado entraña un alto coste económico.

    -La desheredación depende únicamente de la voluntad del testador.

-Etcétera, etcétera.

Pues bien, las consideraciones que acabo de exponer son ciertamente desacertadas y para nada se compadecen con lo que la normativa vigente dispone para la desheredación.

En efecto, el régimen jurídico de la desheredación es esquemáticamente el siguiente:

1º).-La desheredación es perfectamente posible y la ley la regula de modo preciso, detenido y detallado.

2º).-La desheredación implica privar de su legítima a quienes por ley tienen derecho a ella; o lo que es igual, una vez realizada, el heredero no podrá reclamar legítima de clase alguna y su participación en la herencia se reducirá a la nada.

3º).-Cabe desheredar a los hijos pero también a todos los demás herederos forzosos (descendientes, padres y demás ascendientes y al propio cónyuge viudo).

4º).-La desheredación es un negocio jurídico de los más sencillos que existen, si bien no depende únicamente de la voluntad del testador pues la ley exige preceptivamente que se den determinadas circunstancias que la hagan posible; he ahí la objetiva necesidad de una adecuada dirección letrada.

5º).-La desheredación no precisa de la intervención del Juzgado y, en rigor, tiene un coste económico prácticamente despreciable y asequible al más humilde de los bolsillos.

Finalmente, me permitiré la licencia de asegurarle que si Usted acude al despacho profesional LIVERITAS Abogados dispondrá de la más autorizada información y asistencia letrada en orden a la aplicación práctica de la figura que glosamos en este artículo.

Julio Rufo Cordero, socio de LIVERITAS Abogados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Daniel Nevado Potero.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Liveritas abogados.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad