CONDENA A ASEGURADORA A INDEMNIZAR A UN BAR POR HABER TENIDO QUE CERRAR DURANTE LA PANDEMIA

Una compañía de seguros ha sido condenada por un juzgado de Granada a abonar 80.000 euros más los correspondientes intereses al titular de un bar de Granada que hubo de cerrar durante el confinamiento.

La aseguradora opuso que la póliza suscrita excluía de su cobertura la falta de acceso al local e instalaciones así como las limitaciones, restricciones o requisas impuestas por cualquier organismo o administración pública o por cualquier otro caso de fuerza mayor, en cuanto a la reconstrucción del edificio o la remodelación de la actividad en el local del negocio asegurado y también alegó que el asegurado no había acreditado los daños sufridos.

No obstante la sentencia, cuestionándose si las cláusulas de la póliza suponen una limitación del riesgo del asegurador o del derecho del asegurado, concluye que se trata de lo primero y que cualquier paralización de la actividad está cubierta por la póliza salvo que haya sido expresamente excluida, no siendo éste el caso, y que consiguientemente la póliza sí cubría la paralización total o parcial de la actividad del negocio. Por otra parte el juez desecha que la pandemia de Covid-19 sea causa de fuerza mayor pues “la posibilidad de sufrir pandemias periódicamente es un hecho reconocido por el propio sector asegurador y consiguientemente aquélla, esta pandemia, no era imprevisible”. Respecto a la alegación de que el asegurado no había acreditado los daños ocasionados, el juez señala que, cuando el dueño del bar remitió su reclamación a la aseguradora, ésta la rechazó argumentando que el supuesto no estaba incluido en la póliza pero en ningún momento opuso que el reclamante no hubiese acreditado el quebranto económico, y que en cualquier caso constituye “un hecho notorio” la pérdida de sus beneficios durante el confinamiento por parte de todos los negocios que no fueron declarados esenciales y se vieron obligados a cerrar.

Es de reseñar no obstante que dicha sentencia puede ser recurrida y consiguientemente aún no es firme, pero no es la primera que se dicta en este sentido. A este respecto anteriormente la Audiencia Provincial de Gerona condenó a otra aseguradora a pagar 6.000 euros al titular de un negocio de restauración que hubo de cerrarlo debido a las restricciones decretadas por la pandemia, y esta resolución sí es firme.

Autor: Luis García Martínez de Simón, socio en Liveritas Abogados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *